sábado, 21 de diciembre de 2013

¡Mioquinas!

Hay quizás una tendencia a pensar que los beneficios del ejercicio físico se limitan a la quema de unas cuantas calorías, al control del peso o a la definición de una bonita silueta. Creo que no somos pocos los que hemos oído alguna vez expresiones como: ¿y tú para que corres? Si ya estás suficientemente delgado…
Cuantos-musculos-tiene-el-cuerpo-humano-2.jpg
 
 
Sin embargo, la influencia (y los beneficios) del ejercicio va mucho más allá. Dejando ya a un lado los aspectos psicológicos, de bienestar y hasta diría que ‘espirituales’, voy intentar acercaros algunos de los últimos descubrimientos que no hacen más que confirmar la importancia de ‘moverse’.
 
Si hasta hace unos años, los que estudiamos alguna titulación relacionada con la rama biosanitaria, se nos ocurriera decir en un examen que el músculo era un órgano endocrino nos llevaríamos un bonito suspenso para casa. Como mucho, se sospechaba de la existencia de algún factor que ligara los procesos de contracción muscular con los cambios humorales (entiéndase aquí humor en su acepción latina) observados en el organismo.
 
Aunque desde hace ya unos 20 años, diversos estudios venían a demostrar que el ejercicio provocaba cambios significativos en el sistema inmune fueron los trabajos del grupo de Pedersen los que dieron la clave y, de alguna manera, vinieron a ‘revolucionar el panorama’. Estos investigadores lo que hicieron fue identificar al músculo en movimiento (pero no en reposo) como productor de una sustancia ya conocida: la IL-6, una citoquina (o citocina según otras traducciones).
 
-¡Espera un momento! ¿Que es eso de las citoquinas?
Pues sin entrar en muchas profundidades, son proteínas de bajo peso molecular (15.000 -30.000 Da) implicados en procesos de comunicación intercelular. Serían como moléculas señal que emite una célula cuya unión a un receptor específico en otra provoca una serie de cambios en su función celular. La lista de funciones en la que se ven implicadas es extensísima, desde respuestas inflamatorias hasta diferenciación y proliferación celular.
 
Por supuesto, no sólo el músculo produce citoquinas, antes se habían identificado como productores a distintos tipos celulares, sobre todo del sistema inmune, como linfocitos, monocitos… Pero también el tejido adiposo produce sus citoquinas (adipoquinas).
 
No obstante, el hecho de que el músculo esquelético sea el órgano más grande de nuestro cuerpo, que su secreción esté relacionada con su actividad (con la implicación de control voluntario que conlleva) y que a su vez pueda ejercer gran influencia en el metabolismo de tejidos y órganos, abre la puerta a ‘un nuevo mundo de posibilidades’ tanto en lo relativo a la compresión de nuestra fisiología como a posibles aplicaciones terapeúticas.
 
El concepto Mioquina
A raíz de estos descubrimientos, Pedersen y Febbraio en 2003 propusieron el nombre de ‘mioquinas’ (myokines en inglés, en el original) para denominar a “aquellas citoquinas u otros péptidos que son producidos, expresados o liberados por las fibras musculares esqueléticas y que ejercen efectos autocrinos, paracrinos o endocrinos” (es decir ejercen su acción en la misma célula, en células vecinas o se liberan al torrente sanguíneo).
 
Aunque resulta muy complicado hacer un resumen más o menos completo sin llenar muchas páginas (teniendo en cuenta además que son conceptos muy nuevos en los que se está trabajando actualmente) intentaré hacer a continuación una pequeña síntesis de las mioquinas más importantes conocidas hasta la fecha y su función.
 
  • Interleucina-6 (IL-6):
Como ya se ha mencionado fue la primera en ser identificada como mioquina. Su concentración en el plasma tras ejercicio alcanza valores muy altos (hasta 100 veces o más su concentración normal) para luego declinar rápidamente a los niveles pre-ejercicio. Como se conocía clásicamente que IL-6 era una citoquina proinflamatoria  (se sabía por ejemplo que era secretada por los macrófagos y células T para estimular la respuesta inmune tras una infección o trauma) enseguida se la asoció al daño muscular post-ejercicio. Sin embargo, luego esto no resultó del todo cierto y en el caso del músculo esquelético se vio que, por el contrario IL-6 poseía también propiedades antiinflamatorias.
 
El incremento de IL-6 en plasma tras el ejercicio estimula la producción de otras 2 citoquinas de conocidos efectos antiinflamatorios como la IL-1ra y la IL-10.
 
Hoy se sabe que la IL-6 actúa tanto a nivel local en el propio músculo (activa la AMPK aumentando la toma de glucosa y la oxidación de las grasas) como periféricamente en otros órganos, se cree que aumenta la liberación de glucosa por el hígado durante el ejercicio y la lipólisis en el tejido adiposo.
Se ha postulado también que puede servir como señal de agotamiento del glucógeno muscular.
Ellos dos no producían mioquinas, por eso querían ver al mago.
 
  • Interleucina-8 (IL-8):
Con esta mioquina sucedía una cosa muy curiosa y es que  su concentración en plasma aumentaba de forma considerable en respuesta a ejercicios que implicaban contracciones excéntricas (como la carrera a pie) y no lo hacía con aquellos basados en contracciones concéntricas como la bicicleta o el remo7. Sin embargo se ha visto que esta proteína si se expresa en las células musculares en respuesta a estos últimos ejercicios aunque no llegue a la circulación. Por ello se postula una actuación a nivel local. En el caso del ejercicio con componente excéntrico se ha propuesto que su liberación a la sangre se deba a una respuesta inflamatoria.
 
No se conoce todavía bien el papel fisiológico del IL-8 pero se cree que puede jugar un papel como inductor de angiogénesis (formación de nuevos vasos sanguíneos)
 
  • Interleucina-15 (IL-15)
La IL-15 ha sido identificada como un factor anabólico en el crecimiento muscular. Se la cree también relacionada con el metabolismo lipídico y se ha sugerido que puede acumularse en el músculo en respuesta al entrenamiento regular.
 
  • BDNF (brain-derived neurotrophic factor)
Los factores neurotróficos son proteínas segregadas que modulan el crecimiento, la diferenciación, la reparación y la supervivencia de las neuronas; algunos tienen otras funciones, como cierto papel en la neurotransmisión y en la reorganización sináptica que tiene lugar en el aprendizaje y en la memoria BDNF juega un papel clave en ambos procesos.
 
Desde hace un tiempo se sabe que el ejercicio físico eleva los niveles sanguíneos de BDNF por lo que se quiso averiguar si era el músculo el responsable de su producción. Efectivamente las células musculares expresan esta proteína PERO se ha visto que el BDNF producido en el músculo no pasa a la circulación. Aquí su actuación estaría a nivel local relacionada con un incremento en la oxidación de grasas.
 
  • Irisina
La recién llegada a la familia. Apenas hace un par de semanas se publicaba en Nature un artículo1 que causó bastante repercusión en medios generalistas, la hormona quemagrasas la llegaron a llamar.  La Irisina es una mioquina liberada por los músculos de una manera un tanto indirecta (no voy entrar en detalles) que actúa en el tejido adiposo, promoviendo una especie de transformación de la grasa blanca en grasa parda (en Demonfit ya se publicó un artículo muy interesante sobre grasa parda y termogénesis ¿No os habéis parado a pensar que en general los deportistas termorregulamos mejor que la gente que no lo es (siempre hay excepciones claro)? Pues aquí puede estar la explicación.
 
Esto que a lo mejor parece una tontería es muy importante y a poco que penséis sobre ello os daréis cuenta. Además con esto se abre una vía de posibles aplicaciones terapéuticas para el control de enfermedades como la obesidad o la diabetes.
 
Un aspecto interesante de la irisina es que los efectos del ejercicio en su producción parecen ser de largo plazo. Se necesita continuidad y que el ejercicio sea prolongado, no vale con ir un día al gimnasio a hacer pesas. En el caso de los humanos se encontró que eran necesarias 10 semanas de ejercicio de resistencia consecutivas para que  los niveles de irisina en sangre se doblaran.
 
-Y de todo esto los ciudadanos de a pie ¿con qué nos quedamos?
Pues yo destacaría sobre todo una serie de ideas:
-       El ejercicio físico es mucho más que quemar calorías. La típica imagen de la balanza entrada – gasto está muy bien como simplificación pero si lo que deseas es perder unos kilos de más el ejercicio suma más que dejar de ingerir esas calorías.
-       El ejercicio físico tiene propiedades antiinflamatorias y ejerce efectos positivos sobre enfermedades como la diabetes tipo 2, arterioesclerosis, insulinorresistencias, neurodegeneración, crecimiento de algunos tipos de tumores (esto todo seguramente ya lo habríais leído o escuchado pero ahora sabéis ya algunos de los porqués).
-       Para que se produzcan muchos de estos efectos es necesaria una continuidad en el tiempo ¡La constancia es la clave!
-       Por supuesto recordad que todo esto es una simplificación, me quedaron muchos aspectos por tratar y otros todavía son objeto de discusión entre los investigadores. En próximas entregas espero contaros más.
 
Por último y como una imagen vale más que mil palabras
 
Imagen de resonancia magnética del cuádriceps de un sujeto sedentario de 70 años vs. Triatleta de 74. En blanco tejido graso, en gris tejido muscular.
 
Esta foto está recorriendo últimamente las redes sociales. El estudio no está directamente relacionado con las mioquinas pero ya os podéis imaginar quien produce más y quien esté, probablemente, gozando de una mayor calidad de vida.
 
 

sábado, 23 de noviembre de 2013

Capacidad Anticancerígena del Guineo



De acuerdo a una investigación científica japonesa, el plátano (guineo) completamente maduro con manchas oscuras sobre la cáscara, produce una sustancia llamada “factor de necrosis tumoral” que tiene la capacidad de combatir las células anormales. Cuanto más maduro es el plátano, mejor es su capacidad anti cancerígena. El plátano con manchas oscuras es más alcalino y ocho veces más eficaz en la mejora de las propiedades de los glóbulos blancos de la sangre que cuando está en su estado verde. Comer de 1 a 2 plátanos al día te aumentará tu inmunidad.


 
 

jueves, 21 de noviembre de 2013

Metformina

8 razones para tomar Metformina

 
metformina para que sirve
 
La Metformina tiene tantos beneficios que muchos médicos la llaman la nueva vitamina M. Cuando la insulina aumenta todos los órganos del cuerpo se afectan.
Las 8 razones para tomar Metformina
La Insulina abre la puerta por donde entra la energía. Algunos tienen esa puerta muy pesada y necesitan más insulina para compensar esa resistencia. La Metformina ayuda a recuperar la sensibilidad a la insulina.
Metformina para adelgazar
Al empezar a tomarla es más fácil comer sano porque disminuye el apetito y evita que los alimentos con azúcar engorden tanto. Debido a la importancia del desayuno para adelgazar, es preferible tomarlo en la mañana. Por su efecto en el apetito, al tomarlo en la cena puede hacer más difícil desayunar suficientes proteínas. En cambio, al tomarlo con el desayuno disminuye la ansiedad en la tarde.
 
 



Metformina para los triglicéridos y el hígado graso
Un vaso de jugo de naranja natural tiene 10 cucharadas de azúcar. Tanto azúcar no puede viajar por la sangre y por eso el hígado  fabrica vagones para poder transportarlo a todo el cuerpo. Estos vagones se llaman: triglicéridos. Si continúan los jugos aparecen estos síntomas de hígado graso.
Al tomar Metformina el azúcar entra más fácilmente a los músculos, el hígado no fabrica tantos triglicéridos, ni se llena de grasa y se previene la diabetes.
Metformina para la Testosterona alta
Es injusto criticar a una paciente con la insulina alta por su grasa en su abdomen. La insulina aumenta la Testosterona provocando que aparezcan síntomas masculinos: caída del cabello de raíz grasosa, grasa en el abdomen, acné y exceso de vellos.
A veces la Insulina aumenta tanto la Testosterona que interfiere con la ovulación ocasionando ovarios poliquísticos y hasta problemas para quedar embarazada. La Metformina durante el embarazo se debe seguir tomando para prevenir abortos, preeclampsia y diabetes gestacional. Además previene la herencia de sobrepeso en el hijo.
Puede ser utilizado a partir de los 8 años en  niñas que comen muchos dulces para prevenir la pubertad precoz y permitir que crezcan 4 cm más.
Metformina para prevenir el Alzheimer
La Insulina abre la puerta para que cada órgano del cuerpo reciba energía. Cuando esa puerta se resiste a abrirse en los músculos ocasiona dolores de espalda y falta de energía pero a veces esa puerta se daña en el cerebro, causando mala memoria. Si la puerta continúa mal por más de 30 años se desarrolla la enfermedad de Alzheimer. La Metformina ayuda a recuperar la sensibilidad a la insulina en el cerebro para prevenir el Alzheimer.
Metformina para la apnea del sueño
Los pacientes que roncan no tienen grasa externa (en la piel), por culpa de la insulina les aumenta la grasa visceral (grasa localizada dentro del abdomen y el cuello) que presiona la tráquea y ocasiona los ronquidos.
Dormir es más importante para bajar de peso que la alimentación. Inclusive la pareja del paciente con ronquidos también engorda por no dormir profundamente. Muchas veces sólo con el tratamiento para la apnea del sueño, ambos empiezan a adelgazar.
Metformina para el cáncer y el envejecimiento
Además de determinar el destino del azúcar, la Insulina se encarga de promover el crecimiento. Al agregar unas gotas de insulina, todo empieza a multiplicarse. En la piel aparecen verruguitas y manchas oscuras en el cuello y las axilas. Aunque no son peligrosas, estas señales alertan que la insulina está alta.
Cuando este estímulo de crecimiento continúa por más de 30 años ocurren errores en la multiplicación de las células que pueden transformarse en cáncer de mama, próstata o colon.


Fuente: http://www.niunadietamas.com/blog/metformina-dosis-bajar-de-peso/

Proteína Vegetal

 


Podemos obtener todas las proteínas que necesita nuestro organismo comiendo cereales, legumbres, frutos secos.



Folleto de Nutrición Vegana: http://www.defensanimal.org/wp-content/uploads/2013/07/Folleto-Nutricion-Vegana-DefensAnimal.pdf

Fuente: https://www.facebook.com/DefensAnimal.org?hc_location=stream

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Miedo a Perder Peso

Ni te imaginas quién podría ser el PEOR enemigo de tu dieta ¡Descúbrelo!


 
Aunque parezca mentira, la realidad es que muchas mujeres no son exitosas en sus dietas de adelgazamiento porque sienten miedo a perder peso. Las causas de este miedo pueden ser numerosas. Este miedo puede sabotear los intentos de perder peso a nivel subconsciente. Detrás del miedo a perder peso, se esconden otros miedos más profundos.

Descubre aquí si uno de estos miedos es el enemigo de tu dieta.

Sientes miedo a soltar tu capa de protección. El cuerpo guarda todas las memorias emocionales. A veces las personas que han pasado por experiencias traumáticas en sus vidas—tales como abuso sexual o violencia—esconden estas dolorosas memorias en capas de gordura. La gordura se convierte en una capa de protección contra el dolor de esos traumas.
Para estas personas es muy difícil perder peso solamente mediante una dieta. Necesitan un espacio seguro y ayuda adecuada para sanar estas heridas emocionales. Si sientes este tipo de miedo, no lo ignores ni te empujes a perder peso sin tener la ayuda profesional adecuada. Acude a una psicóloga, terapeuta, danzaterapeuta, consejera y/o grupo de apoyo.
Sientes miedo a llamar la atención de maneras negativas. Para algunas mujeres la gordura se ha convertido en una capa de protección contra las actitudes tóxicas de otras personas. Por ejemplo, si sientes miedo a despertar la envidia en otras mujeres cuando pierdas peso o a despertar la lujuria de los hombres, entonces se te hará bien difícil perder peso, hagas lo que hagas.
Superar este tipo de miedo también requiere de ayuda. Cualquier método o sistema que te ayude a fortalecer la autoestima puede ser beneficioso al igual que la ayuda de una psicóloga y/o terapeuta.
Sientes miedo a perder tu identidad propia. Si hasta ahora siempre te has identificado con la gordura, es posible que perder peso represente una amenaza muy grande para tu identidad. Nuestra sociedad está llena de estereotipos asociados al peso y a la imagen corporal.
Muchas veces estos estereotipos achacan cualidades negativas a las personas delgadas. Si tú no te identificas con esas cualidades negativas, entonces es posible que a nivel subconsciente te resistas a perder peso.
Si sientes este miedo, te conviene explorar maneras de expresar a tu yo verdadero, tengas el peso que tengas. Escoge actividades físicas que te gusten, como el baile o algún deporte  y hazlas parte de tu plan de adelgazamiento.
Las técnicas y disciplinas que ayudan a despertar la conexión entre cuerpo y mente—tales como Yoga, danzaterapia o Tai chi, también podrían ser beneficiosas para que empieces a sentirte cómoda en tu cuerpo a cualquier peso.
Sientes miedo a tomar riesgos en tu vida. Si hasta ahora has usado la gordura de excusa para no hacer las cosas que quieres hacer en tu vida, entonces a nivel subconsciente podrías sabotear tus propios esfuerzos para perder peso. Si pierdes peso, ya no podrías tener excusas para no ir a esa clase de natación, hacer ese viaje que siempre has soñado o solicitar el ascenso en tu trabajo que te mereces.
La cura para este miedo es confrontar el miedo de frente. Date permiso para hacer estas cosas, aunque no hayas perdido peso. Si necesitas el apoyo de un coach o de un grupo de apoyo, búscalo.

Fuente: http://quemas.mamaslatinas.com/health_fitness/118133/ni_te_imaginas_quien_podria?utm_medium=sm&utm_source=facebook&utm_content=bajarpeso_fanpage

¿Qué es el metabolismo lento?

 


Causas y consecuencias del metabolismo lento


Uno de los grandes problemas con los cuales te puedes encontrar a la hora de adelgazar, es el metabolismo lento. Este es un término que se utiliza habitualmente para explicar que, no puedes perder peso o que no adelgazas lo que esperas. Por ello, puede resultarte interesante saber qué es el metabolismo lento y cuáles son las causas y consecuencias del mismo.
El metabolismo es esencial para que el organismo funcione adecuadamente, y que consta de  2 etapas, una llamada anabolismo o de formación y otra etapa llamada de catabolismo o destrucción. Cuando estás realizando una dieta para adelgazar, el metabolismo debería estar mayoritariamente en la etapa de destrucción o catabolismo del tejido adiposo. Si esto no sucede, estaríamos hablando de un metabolismo lento.
En conclusión: ¿Qué es el metabolismo lento? Es el metabolismo que realiza la destrucción o combustión de grasas en forma lenta.
Pues bien, una vez que tienes en claro de que es el metabolismo lento, es importante que conozcas por qué se produce; ya que esto puede ayudarte a acelerarlo y quemar grasas más rápidamente.
Causas del metabolismo lento
  • Una de las causas más comunes del metabolismo lento es el hipotiroidismo. La glándula tiroides regula tu metabolismo y tu gasto calórico. Si esta no está funcionando correctamente, puede producirse hipotiroidismo, lo cual trae como consecuencia un metabolismo lento y sobrepeso. En general, si tomas la medicación adecuada e indicada por tu médico, esta situación se puede revertir y normalizar el metabolismo. Incluso existen alimentos como las algas u otros que por su alto contenido en yodo pueden aumentar el metabolismo.
  • Otras de las causas son las intolerancias y alergias alimentarias, que en muchos casos se desconocen. Estas pueden provocar una mala digestión de los alimentos y un lento metabolismo. Por ello, si tienes ciertos síntomas como pesadez, hinchazón abdominal, y siente que si tomas un vaso de agua te sientes pesada y gorda, es importante que consultes a un gastroenterólogo para establecer qué está sucediendo.
  • Existen causas que no son orgánicas, y que por suerte pueden ser modificadas si cambias algunos hábitos; como por ejemplo:
    • No realizar las 6 comidas diarias enlentece el metabolismo, por ello es sumamente importante que realices 6 comidas al día. Si comes poca cantidad, varias veces al día tu metabolismo se acelera y quemas grasas más rápido.
    • No comer durante el día y llegar a la noche y comerte todo. Está comprobado que si realiza una dieta muy restrictiva, tu organismo se adapta a esta situación y baja el metabolismo para preservarse. A este proceso fisiológico se lo llama hiperfagia adaptativa.
    • Comer muy rápido. Si no masticas el alimento o comida bien, el metabolismo se hace más lento, porque necesita más tiempo en el estómago para su digestión. Cuanto más lento comas, más aumentarás tu metabolismo.
    • Beber poco agua. Tu organismo necesita que bebas 2 litros de agua por día. Esto ayuda a eliminar toxinas e impurezas que pueden interferir negativamente en el metabolismo. Las células necesitan agua para funcionar correctamente.
    • No hacer ejercicio físico. Las personas que no realizan actividad física tienen un metabolismo más lento que aquellas que lo realizan en forma periódica.
Una vez conocidas las causas, es importante establecer cuáles son las consecuencias del metabolismo lento: sobrepeso u obesidad, síndrome metabólico, diabetes, problemas renales, problemas de tiroides, problemas cardiovasculares.
El metabolismo es sumamente importante. En el balance calórico, aporte-desgaste, está el secreto para que puedas adelgazar.
Ten presente que si tu metabolismo es lento, existen dietas que pueden ayudarte a aumentarlo, generalmente a estas dietas se las conoce como las dietas de choque. No olvides modificar ciertos hábitos, esto te ayudará a perder peso más rápido.

Fuente: http://www.aperderpeso.com/que-es-el-metabolismo-lento/